Yajaira Chung

Aprendiendo del fracaso: dos historias de proyectos que no funcionaron

yajaira

yajaira

Estas son dos historias de fracaso en mi experiencia como emprendedora. Las comparto porque merecen un reconocimiento, ya que de estas experiencias aprendí la importancia de validar mis ideas de manera rápida y económica, antes de lanzarme de lleno con una nueva idea.

Recetas de negocios

Recetas de negocios, un podcast de historias de restaurantes.

Este proyecto murió frente a mis ojos, sin que yo pudiera hacer nada. Fue una muerte rápida, fulminante y muy dolorosa para mí.

Dediqué casi un año de trabajo a este proyecto y gané fondos no reembolsables para financiarlo. Seis meses después de recibidos los fondos no reembolsables, Recetas de Negocios murió.

¿Qué pasó?

En los primeros 6 meses del 2020 puse en pausa los cursos de Historiería para enfocarme 100% en producir el podcast y buscar patrocinadores. Todo iba muy bien, seleccionamos las historias de la primera temporada, comenzamos a grabar, contactamos los primeros posibles patrocinadores y de pronto, llegó la pandemia.

Los restaurantes entraron en modo sobrevivir y los patrocinadores entraron en modo cautela, por lo que me cancelaron todo: entrevistas, reuniones y posibles contratos.

Quise “re enfocar” la idea para apoyar al sector, intenté contactar a otros restaurantes y patrocinadores, traté de convencerlos, pasé horas pensando cómo revivir el podcast pero al final no logré nada y tuve que ponerle fin al proyecto para enfocarme en generar ingresos a través de los cursos de Historiería, que es mi principal ingreso.

Aprendizaje:

  • El desarrollo de nuevos productos o servicios no debe descuidar aquellos servicios que ya vendemos y son rentables.
  • Pasar por el proceso de aplicar, recibir y reportar fondos no reembolsables me ayudó a formalizar la documentación financiera de mi empresa.
  • Puse en práctica mi conocimiento de storytelling en pitch y presentaciones.

¿Dónde compro eso?

¿Dónde compro eso? un directorio de proveedores de alimentos.

En medio del luto por Recetas de Negocios y del encierro por la pandemia surgió la idea de crear un directorio de proveedores de alimentos. No recuerdo si fue idea mía o de mi amigo Ignacio, pero nos unimos para crear un directorio donde se pudiera hacer una búsqueda por zona de proveedores de verduras, frutas, carnes, etc.

Todo se decidió rápido: logo, dominio, diseño, formularios, etc. En un mes teníamos un directorio funcional con 100 proveedores, que permitió que las personas pidieran a domicilio y además habíamos salido en 5 medios de comunicación como un proyecto “salvador”.

Ignacio se encargaba del diseño y programación del directorio y yo, de todo lo demás que incluía desde redacción de textos, hacer formularios, hasta la atención a proveedores.

Nunca en mi vida desarrollé algo tan rápido, pero el efecto fue efervescente y rápidamente se debilitó.

¿Qué pasó?

El primer contacto con el proveedor sucedía por nuestro directorio pero después, el cliente y el proveedor se contactaban por WhatsApp y ya no era necesario usar el directorio. Además, como efecto de la pandemia, muchos proveedores crearon sus propios sitios web para no depender de terceros.

Nuestro directorio fue perdiendo protagonismo y aunque intentamos automatizarlo, convertirlo en un marketplace, no vimos una oportunidad sostenible a largo plazo y decidimos ponerlo en pausa.

Aprendizaje:

  • Trabajar con metodologías ágiles para probar rápido y tomar decisiones sin sacrificar mucha inversión.
  • No todos los problemas valen la pena como negocio.
  • No hay mejor visibilidad que salir en la prensa. Acá les dejó el artículo en La República y en El Financiero.

El fracaso es necesario para que exista el triunfo

El fracaso duele en el ego y en la billetera, nadie quiere perder dinero, ni tener un negocio que no funcione; pero al mismo tiempo, el fracaso es necesario para que exista el triunfo.

El verdadero crecimiento lo generan aquellas situaciones en las que cometemos errores y nos vemos obligados a cambiar de planes o considerar un camino que jamás hubiésemos considerado si todo está saliendo bien.

Convirtamos nuestros desafíos en historias de aprendizaje, donde resaltemos cómo al enfrentar un reto, tomamos decisiones y obtenemos conocimientos valiosos que nos permiten progresar tanto en nuestra vida personal como profesional.

2 Respuestas

  1. Te sigo en redes y me encantan tus postales Yajaira. Gracias por tu apertura y transparencia y el modelaje sobre Deep, true Storytelking.

    Un buen día estudiaré tus cursos.
    Éxitos y felicitaciones!

    De corazón,
    Claudia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigamos en contacto

Déjeme su correo electrónico para mantenernos en contacto y compartirle recursos prácticos sobre negicios y el storytelling.