Yajaira Chung

¿Fue suerte o esfuerzo?

yajaira

yajaira

A inicios de 2021 recibí un correo de una empresa grande que me solicitó una cotización para un taller de storytelling en comunicación efectiva.

Hice la cotización y cuando vi los precios sentí miedo porque dado los costos de planeación, horas de facilitación, materiales y revisiones, el precio por participante era de $295 por persona. Eran entre 20 y 25 participantes.

Tenía miedo de enviar esa cotización, que el cliente lo percibiera caro y perder la oportunidad; pero también estaba segura de que mis cursos agregan valor porque la gente sí aprende.

Yo ya había impartido talleres y había recibido muy buen feedback de los participantes. Además de que cuando doy un taller bloqueo espacio en mi agenda para estar disponible para revisar ejercicios y dar retroalimentación a los participantes.

Envié la cotización con miedo.

En los siguientes días mi lado emocional me hizo visualizar ese taller, no sólo por el ingreso sino porque era un taller de esos que soñaba impartir: basado en storytelling y con enfoque práctico.

Cuando visualizaba el taller salía mi lado racional y me decía: “No se emocione Yajaira, es sólo una cotización. De fijo están cotizando con más empresas que deben cobrar más barato

Unas semanas después de enviar la cotización me solicitaron una reunión, me preparé, mostré la agenda de temas y unos días después me llegó la confirmación de que me contrataban el taller para 25 personas, el cupo máximo.

¿Fue suerte o esfuerzo?

Tuve suerte porque no tuve que buscar al cliente, no tuve que hacer llamadas en frío, ni invertir en promoción en redes sociales, ni solicitar reuniones de ventas. El cliente me contactó directamente y cerramos la venta.

No fue sólo suerte porque el cliente llegó por medio de mi sitio web tras hacer una búsqueda en Google. Esto fue el resultado de mi esfuerzo por tener un sitio web con SEO, con buena experiencia de usuario y de mi tiempo invertido en estudiar el storytelling, dar capacitaciones y aprender sobre educación remota.

Ya pasó más de 1 año desde ese primer taller. Ese mismo taller lo impartí 4 veces más en la misma empresa y 2 veces en otras 2 empresas que también llegaron por mi sitio web.

¿Fue suerte o esfuerzo? Un poco de las dos.

Este mes de noviembre decidí hacer este taller de storytelling de matrícula abierta, en este enlace está la información: https://historieria.com/storytelling-comunicacion-efectiva/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigamos en contacto

Déjeme su correo electrónico para mantenernos en contacto y compartirle recursos prácticos sobre negicios y el storytelling.